Menu

Un Arsenal hecho a medida

Unai Emery llegó al Arsenal con un objetivo claro entre ceja ceja: devolverlo al Olimpo del fútbol inglés. Y para ello, ha ido construyendo un equipo a su imagen y semejanza. En el pasado mercado, asumió al papel de director deportivo y realizó fichajes la mar de interesantes. Sobre todo, según la variable calidad/precio.

Como en todo nuevo proyecto, un entrenador tiene que tomar decisiones. Las situaciones de los jugadores pueden dar un vuelco de 360 grados. Por ende, hay jugadores damnificados y beneficiados. Si un entrenador quiere revertir la situación de un club e imponer su ideología, debe ser franco y firme con los futbolistas. Repasemos los cambios que experimentó Unai Emery a su llegada a Londres. 

El técnico vasco decidió que Petr Cech no podía tener un papel protagonista en su equipo y decidió incorporar a Bernd Leno. El guardameta checo empezó siendo titular y cuajando grandes actuaciones pero, con el paso el tiempo, Bernd Leno se asentó en la portería del Emirates Stadium. Desde que Leno se aclimató, fue indiscutible bajo las palos. Portero alemán que, a lo largo de su carrera, ha demostrado tener un potencial enorme. Es un arquero de mucho nivel, pero comete errores con frecuencia. En su primera temporada a las órdenes de Unai, cumplió con creces.

A su llegada, Emery intentó solventar un problema que venía de lejos: la fragilidad en defensa -la línea más débil del Arsenal con diferencia-. Y para paliarlo, apostó por Sokratis. Lo sacó del Dortmund por 16 M€. El griego alternó buenas actuaciones con fallos claves en momentos determinados. 

Y también, logró hacerse con los servicios de Stephan Lichsteiner. Lateral experimentado que puede actuar en ambos perfiles. Hasta la fecha, su participación en el club ‘gunner’ ha sido excasa. A pesar de estas incorporaciones, la línea de defensa ‘gunner’ deja mucho que desear. 

En la línea de medios, Emery se reforzó a las mil maravillas. Lucas Torreira Matteo Guendouzi desembarcaron a Londres bajo roles diferentes. El Arsenal invirtió 28 M€ en Lucas Torreira para sacarlo de la Sampdoria. Centrocampista charrúa que deslumbró en el pasado mundial de Rusia. Jugador con coraje, garra, esfuerzo. Puro talento defensivo. Asismismo, Torreira dispone de criterio con balón. Suele errar pocos pases. Lee bien el transcurso del juego y toma decisiones convenientes y acertadas. Para mí, el mejor fichaje de largo de la temporada 18/19.

Matteo Guendouzi llegó como un auténtico desconocido. La dirección deportiva vio en él, un jugador con proyección y, sobre todo, una oportunidad de mercado. El mediocentro francés abandonó la Ligue 2 por 8 M€. Fichaje que generó críticas e incertidumbre en ciertos sectores de la afición ‘gunner’. Una vez más, el tiempo le dio la razón a Unai Emery.

A pesar del gran trabajo realizado por la comisión deportiva, el Arsenal empezó la temporada con dos derrotas. Eso sí, frente a dos gigantes del reciente fútbol inglés, Manchester City y Chelsea. El pésimo inicio supuso un toque de atención para la plantilla. Tanto es así, que encadenaron 14 partidos consecutivos sin perder. A partir de ahí, se produjo esa tendencia tan característica del Arsenal en los últimos años: ganar en casa y perder a domicilio. Por ello, se quedó a las puertas de la Champions League.

Para esta temporada, el Arsenal acordó un presupuesto de unos 45-50 M€. El desembolso de la campaña anterior junto a los costosos fichajes de Lacazette (53 M€ ) y Aubameyang (63 M€), imposibilitó un mayor presupuesto para la reciente temporada.

Pese a la falta de liquidez, los directivos del club londinense trazaron un plan para acometer nuevas operaciones. Gabriel Martinelli fue la primera incorporación del Arsenal. Extremo brasileño de 18 años. Procede del Ituano brasileño. El precio de salida: 6,70 M€. A priori, un jugador desconocido para el gran público.

Tras el joven brasileño, el Arsenal acordó la cesión de una temporada de Dani Ceballos. Unai Emery influyó en la elección del jugador. El utrerano tenía ofertas de múltiples equipos europeos como el Tottenham Hotspur y el AC Milan. Según reveló Daily Mail, los ‘gunners’ pagarán 17 M€ por su cesión. El rol de Dani Ceballos va a ser vital para el estilo de juego que quiere implantar el extécnico del Sevilla.

Dentro del requisito de jugadores jóvenes y con proyección, encaja el penúltimo fichaje del Arsenal. William Saliba -el central con mayor proyección de la Ligue 1- seguirá cedido en el Saint-Etienne para luego, incorporarse al Arsenal en la 20/21. Fichaje estratégico, adelantándose a otros clubes europeos. A sus 18 años, apunta a ser uno de los mejores centrales de la próxima década. El coste de la operación (30 M€) entra dentro del presupuesto de la próxima campaña.

Y, por último, tenemos a Nicolas Pépé. Talento africano para el Arsenal. El extemo marfileño de 24 años formará una delantera temible junto a Alexandre Lacazette y Pierre-Emerick Aubameyang. Con este tridente, las aspiraciones deben ser mayores. 

Nicolas Pépé recala en Londres tras haber realizado una excelente campaña en la Ligue 1. Sus números (23 goles y 12 asistencias) han contribuido a la clasificación del Lille a la Champions League. El Arsenal confía plenamente en él. Ahora, Pépé debe demostrar su valía y el porqué de desembolsar 80 M€. El africano se convierte en el fichaje más caro de la entidad. Como os podréis imaginar, las cifras del traspaso las pagará en plazos de larga duración.

Unai Emery quiere apostar por un estilo de juego rápido y vertical. Ideología que le viene como anillo al dedo a Nicolas Pépé. Si el marfileño dispone de metros para correr, será determinante. La banda derecha del Arsenal puede ser letal, siempre y cuando, Bellerín evolucione satisfactoriamente de su lesión.  Por ende, las expectativas que se han generado en este ‘nuevo Arsenal’ son altas. Con la plantilla que dispone, Unai Emery debe decidir entre dos sistemas: 4-2-3-1 o un 4-3-3.

En un posible 4-2-3-1, Xhaka y Torrerira formarían el doble pivote que respaldaría en todo momento a Dani Ceballos. Ceballos actuaría de enganche, es decir, como elemento fundamental para conectar con los tres talentos ofensivos del Arsenal. De ahí, la insistencia de Unai Emery en hacerse con el recientemente ganador del europeo Sub-21.

A día de hoy, es la opción más factible. En este sistema, Aubameyang se posicionaría en el costado izquierdo del ataque. Eso sí, permutando constantemente con Lacazette y llegando con asiduidad a zona de remate.

La alternativa es el 4-3-3. Con Torrerira de pivote, Xhaka y Ceballos de interiores; la delantera ‘gunner’ dispondría de plena libertad para manejarse por el frente de ataque. Auba por la izquierda, Pépé por la derecha y Lacazette arriba. Este sistema dejaría fuera de la ecuación a Mesut Ozil. El jugador alemán con raíces turcas, no dispone de ese trabajo y esfuerzo para actuar de interior en un sistema que requiere un gran desgaste defensivo. 

En caso de repliegue, con esa disposición táctica; Ceballos tendría un rol destacado ya que sería el encargado de lanzar contras a grandes velocistas como Pépé y Aubameyang.

Sea la formación que sea, Dani Ceballos deberá dar un pase al frente para demostrar porqué debe volver al Real Madrid. Y, con buenas actuaciones, agradecer la confianza depositada por parte de Unai Emery. Este año, se observarán con lupa las actuaciones del, recientemente, ganador del Europeo Sub-21. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *