Menu

El Betis obró el ‘milagro’

Sky Sports

En un partido intenso y de mucha disputa física, Betis y Getafe firmaron las tablas. Antes de disputarse el encuentro, ambos equipos veían con buenos ojos el reparto de puntos dada la dificultad y competitividad de los dos. Pero, una vez concluido, la visión era totalmente distinta. El cuadro azulón se quedó con ganas de más. Empate que sabe a poco para los getafenses.

El Getafe arrancó como una auténtica apisonadora el choque. El técnico alicantino ordenó a sus pupilos una presión alta e intensa en campo rival. Bordalás lo tenía todo estudiado. Sabía que las opciones de los azulones pasaban por anular a los jugones del Betis o alejarlos de su zona de confort. Y así fue. El 4-4-2 no tenía fisuras.

El Betis, por su parte, fue fiel a su filosofía e intentó construir juego con la posesión de la pelota. Al igual que en la era Setién, arriesgaron demasiado en zonas peligrosas y, finalmente, acabaron pagándolo. Cuando cometes errores graves ante un equipo tan trabajado como el Getafe, significa que lo vas a pasar mal. Arrancó con un 4-3-3 con Canales y Kaptoum auxiliando a Carvalho en zona de inicio.

El primer y único gol de los visitantes llega de la siguiente manera: robo en salida y, de manera inmediata, pase hacia delante a Mata que ve a Cucurella sólo en el lado débil de la defensa bética. Barragán intenta corregir el desliz pero llega pasado de revoluciones y arrolla al futbolista catalán. Jaime Mata no falló desde los 9 metros.

Con este panorama, el Getafe se encontraba como pez en el agua. Aumentó la intensidad y sus acercamientos al área de Joel Robles fueron una constante. En ese trabajo y sacrificio defensivo en 3/4, sobresalió Cucurella y el doble pivote alineado por José Bordalás. William Carvalho intentó corregir su propio error pero le costó la expulsión. Se repitió el mismo guión. Pérdida en zona de inicio que desembocó en la expulsión del portugués. Y, todo ello, en 25 minutos de partido. Sin embargo, el ‘EuroGeta’ no fue capaz de amarrar el partido. Por acercamientos al área, pudo haberse marchado con una clara ventaja al descanso.

Rubi reactivó a su plantilla en el entretiempo. Y le cambió la cara al partido. Dio entrada a Loren y alineó un 4-3-2 con dos referencias arriba. Decisión atrevida e inteligente. Con este movimiento, consiguió una válvula de escape para sus futbolistas. Los medios -Canales, Fekir y Joaquín- se juntaron y gozaron de mayor protagonismo. Canales asumió el papel de organizador. En la segunda parte, se igualaron las fuerzas.

Pero, si algo es evidente, es el excelente estado de forma del canterano verdiblanco. Loren Morón parece estar tocado por una varita mágica en este inicio de liga. Claro vencedor en los duelos con Djené. Masterclass de cómo controlar de espaldas y girar rápido para deshacerse de su marca. Lo hacía una y otra vez. Era imparable. Con esos movimientos, logró el tiempo y espacio suficiente para filtrar un excelente pase a Fekir. El francés fue derribado dentro del área. Y Joaquín, en un partido discreto, igualó la contienda.

Nabil Fekir volvió a deleitarnos con su clase. Sus giros y movimientos le convierten en jugador de un nivel superlativo. Sin embargo, actuó lejos de su zona de influencias. Era tanta la superioridad del rival que los regates de Fekir pasaron a ser intrascendentes. En Heliópolis, deben exprimirle al máximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *