Menu

Setién rompe su maleficio con el Barca

El FC Barcelona ha estrenado técnico. Y como se suele decir en el mundillo del fútbol: entrenador nuevo, victoria asegurada. Los azulgranas sudaron de lo lindo para desarmar el entramado defensivo del Granada pero la insistencia surtió efecto. Resultado corto (1-0) pero, aún así, una inyección de moral y confianza para lo que viene.

De esta forma, Quique Setién rompe su maleficio con los debuts. Ni con Lugo, Las Palmas y Betis consiguió estrenarse con victoria. En Can Barca, todo es distinto. Es la primera que vez que vence en su estreno como técnico.

Desde el primer instante, el cántabro dispuso de un 3-3-4 en fase ofensiva. Sergi Roberto se posicionaba a la misma altura que los dos centrales para formar la salida lavolpiana y tener superioridad en fase de inicio. De ahí que el lateral catalán no se prodigase en ataque, algo a los que nos tiene muy acostumbrados.

Busquets adelantó su posición respecto a la anterior etapa y formó un trivote junto a Rakitic y Arturo Vidal. El hecho de que los centrocampistas estuviesen a la misma altura, facilitó la labor defensiva del Granada. Con un 4-4-2 en fase defensiva y un bloque alto-medio, el Granada hizo todo lo posible para incomodar la circulación de balón de los blaugranas.

Y en la última línea, Jordi Alba ocupó todo el sector izquierdo. Mientras que Ansu Fati hizo lo propio pero desde el sector opuesto. Messi, por su parte, formó una doble punta con Antoine Griezmann. Ambos partieron desde el carril central pero se movieron todo el frente de ataque.

Pese a tener líneas de pasi con Jordi Alba y Ansu Fati en los costados, sus compañeros se encargaron -y empeñaron- en jugar por el medio. De este modo, el Granada leyó bien la propuesta rival y alternó presiones altas con repliegues en bloque medio. Los extremos granadinos -Machís y Vadillo- fueron los encargados de tapar a esos posibles receptores de balón.

En el primer tiempo, el Barca gozó del monopolio del balón para desequilibrar la balanza pero sólo hubo un jugador que aceleró el ritmo. Leo Messi, una vez más, fue el factor diferencial de su equipo -y del encuentro- ya que aceleró el paso y el ritmo a su antojo. Su enorme capacidad para filtrar pases verticales, fue el principal argumento ofensivo de los culés.

Sin embargo, Diego Martínez y los suyos no le perdieron la cara al partido. Las ayudas constantes y el ímpetu de los nazaríes fue lo más destacable del Granada en los primeros 45 minutos. Darwin Machís, la única baza del Granada al contragolpe, no tuvo opciones para romper al espacio debido a la eficaz presión tras pérdida de los catalanes.

En el segundo tiempo, el Granada persistió en su afán por aguantar el empate pero la actitud del equipo local era bien distinta. El Barca salió con una mayor voracidad en busca de la portería de Rui Silva.

Aún así, fueron los visitantes los que dispusieron de la ocasión más clara del encuentro -hasta ese momento-. Eteki envió un disparo potente y raso al palo ante la estirada de un Ter Stegen que no llegó al esférico. Por suerte para los locales, no hubo males mayores.

Cuatro minutos después, Germán Sánchez -capitán y eje de la defensa del Granada- fue expulsado por una doble amarilla en una acción con Leo Messi. Amarilla muy rigurosa que supuso una piedra más en el camino para los andaluces.

Una excelente combinación entre Messi, Griezmann y Vidal fue el único resquicio de los defensores granadinos. Eso sí, más por mérito rival que por demérito propio. Mucha rapidez en la ejecución por parte de los tres jugadores. Por cierto, jugada que inició el canterano Riqui Puig tras un robo y que finalizó el de siempre -Leo Messi-. Arturo Vidal, con un taconazo excelente, puso en bandeja el gol al astro argentino.

Setién confía en la cantera y los canteranos respondieron a la confianza del cántabro. Entre ellos, el codiciado Riqui Puig.

En definitiva, el Barca vuelve a la senda de las victorias; rompiendo así con el maleficio del técnico cántabro en sus debuts. Empieza con buen pie la nueva etapa de Quique Setién en los banquillos que, gracias una brillante presión tras pérdida y el virtuosismo de Messi, debuta con victoria.

El Granada resistió 75 minutos de partido sin pasar excesivos apuros. Todo ello, fruto del esfuerzo y compromiso de cada uno de los nazaríes.

One Reply to “Setién rompe su maleficio con el Barca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *