Menu

Marcelino, un ángel caído

Marcelino, destituido como técnico del Valencia. 

Con la posible marcha de Rodrigo al Atlético de Madrid, se incrementaron las discrepancias entre la directiva y el cuerpo técnico, encabezado por Marcelino. En ese momento, se produjo un tiro y afloja entre ambos. Finalmente, Rodrigo se quedó y el asturiano consiguió su propósito. Ganó Marcelino pero por poco tiempo. Peter Lim se guardaba un as bajo la manga. El máximo accionista del club ché supo esperar su oportunidad y, anteayer, decidió poner fin a la relación contractual del asturiano con la entidad. Decisión meramente extradeportiva, no cabe duda. 

En la rueda de prensa de hoy, Marcelino ofreció su visión: 

«La afición quería luchar por la Copa e intentar ganarla; los futbolistas querían luchar por la Copa y, lo más importante, tenían la convicción de ganarla; nosotros, el cuerpo técnico, queríamos luchar y ganar la Copa. No me cabe ninguna duda que ganar la Copa fue el detonante de esta situación. ¡Quién nos lo iba a decir!».

En los planes del magnate singapurí, la Copa de Europa acaparaba todas las portadas. Al pelear por la Copa del Rey, Peter Lim vio amenazada la clasificación a la mayor competición continental a nivel de clubes. Finalmente, se consiguió el objetivo pero las formas no convencieron al ejecutivo asiático. 

Pero tranquilos, con la destitución del extécnico del Villarreal, Peter Lim manejará todo a su antojo. Podrá maniatar al nuevo entrenador y dar manga ancha a su amigo, Jorge Mendes. En los próximos años, Mestalla será el destino de muchos talentos portugueses. 

Con el técnico asturiano, los chés retomaron el vuelo y se convirtieron en un equipo competitivo. Todo ello, gracias al trabajo de un excelente profesional como es Marcelino García Toral. La unión entre los jugadores y el cuerpo técnico era total.  En su etapa en Paterna, Marcelino demostró por qué era el hombre idóneo para dirigir a un club de este nivel.  Alemany le eligió y Marcelino no defraudó.  En su primer año, asentó las bases del proyecto y consolidó ese sistema que tanto le caracteriza (4-4-2). Su trabajo y dedicación obtuvo premio: la clasificación a la Champions League. 

En su segunda temporada, el comienzo fue difícil. Los jugadores y el cuerpo técnico no dieron el nivel esperado y parecía que la temporada iba a ser muy larga. Registró 15 empates en 25 encuentros.   Ante esta delicada situación, la afición taronja se dividió. Unos apostaban por la continuidad de Marcelino mientras que otros creían que un cambio era necesario. Mateu Alemany -director deportivo del Valencia- se posicionó en el primer grupo. Ratificó a Marcelino en el cargo. Decisión criticada y, a su vez, acertada. El tiempo le dio la razón.

A partir de ese momento, el Valencia ganó 9 de los 12 partidos que quedaban para el cierre de LaLiga Santander. Con esta racha, el Valencia logró entrar en el bombo de la Copa de Europa.   Y por si fuera poco, alzó la Copa del Rey tras vencer 3 a 1 al FC Barcelona. De su mano, el Valencia volvió a levantar un título tras 11 años de sequía. Un palmarés envidiable. 

Pero, la importancia e influencia de Marcelino va mucho más allá. El asturiano creyó en su plantilla y logró sacar el mejor rendimiento a sus futbolistas. Bajo su tutela, dos jugadores sobresalieron por encima del resto: Rodrigo Moreno y Dani Parejo. A día de hoy, ambos son fijos en las convocatorias de Robert Moreno. Fruto del trabajo y del buen entendimiento con Marcelino. 

El sucesor será Albert Celades. El técnico catalán llega a un club herido con toda la ilusión del mundo. El extécnico de la ‘Rojita’ tiene ante sí, un reto de alta exigencia. Y más aún, con Barca y Chelsea a la vuelta de la esquina. Vienen curvas. A priori, una de las consignas de Celades será la modificación del dibujo. No obstante, Celades reconoció que le gustaría conservar parte del buen trabajo del asturiano. Celades, solamente, posee experiencia como primer entrenador en las categorías inferiores de la Selección Española. A partir de ahí, forjó una bonita amistad con Lopetegui y le acompañó en su paso por la absoluta y el Real Madrid. Eso sí, ejerció de ayudante. 

Ahora, las exigencias son mayores. En Valencia, la afición es muy crítica y exigente; por lo que, su trabajo será observado con lupa. También es cierto que dispone de la confianza absoluta del presidente; por lo que, tendrá más margen de maniobra. Un entrenador elegido a dedo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *