Menu

Quique Setién, el aliado de los futbolistas

 Quique Setién llegó a la UD Las Palmas como un auténtico desconocido. La destitución de Paco Herrera por el pésimo inicio de temporada y la confianza del máximo accionista amarillo, Miguel Ángel Ramírez, le brindaron una oportunidad en los banquillos de la Primera División. 

     En la entidad amarilla, Quique Setién realizó un trabajo elogiable en sus dos años de estancia. Convirtió a la UD Las Palmas en un equipo con una seña de identidad definida. Y en un equipo respetado y alabado en el fútbol español y, hasta tal punto, se pensó que podía emular la gesta del Leicester de Claudio Ranieri en el 15/16.

     En el Betis, también implantó su huella. En sus dos temporadas en Heliópolis, dejó al equipo entre los 10 mejores equipos del fútbol español. Primero, como sexto clasificado consiguiendo una clasificación histórica a Europa. Y en su segundo año, los verdiblancos se quedaron a las puertas de la final de la Copa del Rey y disputaron la UEFA Europa League. Palabras mayores para un club cuya tendencia había sido negativa en la última década. 

     Actualmente, los dos clubes están sufriendo el efecto ‘post-Setién’. La salida del cántabro de Las Palmas supuso un antes y un después. De ser uno de los equipos más seguidos de la Primera División a arrastrarse por los campos de Segunda División. De empatar en el Santiago Bernabéu a caer en Anduva. Los amarillos son el claro reflejo de la influencia del cántabro en sus equipos. 

    Por su parte, el cuadro bético está empezando a experimentar y conocer de primera mano las consecuencias de destituir al cántabro. Tanto es así que se sitúa en el puesto decimoséptimo fronterizo con el descenso. 3 victorias en 13 partidos que auguran un futuro incierto en Sevilla. 

      Ahora mismo, en las oficinas béticas se contempla la posibilidad de que Quique Setién resurja como el Ave Fénix. Nunca es tarde para que retorne al lugar donde nunca tuvo que ser relegado. Basándome en el refranero, “es de bien nacido, ser agradecido”. 

     En una entrevista concedida a The Coaches Voice, Quique Setién volvió a mostrar su visión de este deporte que mueve pasiones. Además, repasó su trayectoria como futbolista y lo que trata de implantar en sus equipos. 

     Una vez más, el técnico cántabro recalcó que “el balón está por encima de todo”. Sus equipos siempre se han caracterizado por dominar la posesión y sacar la pelota jugada desde su propia portería. Juego posicional y tiki-taka como forma de vida. El exentrenador del Lugo es un fiel amante y seguidor de Johan Cruyff. Según él, marcó un punto de inflexión en su carrera como futbolista y en su manera de entender el juego. 

      En su etapa de futbolista, le horrorizaban los balones en largo recurrentes del fútbol de antaño. Desde que vio a Cruyff en el Barca, todo cobró sentido. Ahí se forjó un excelente entrenador que maravillaría en los campos del fútbol dorado español. 

      Quique Setién es un gran defensor de la creatividad en el fútbol. Cualidad que, hoy en día, brilla por su escasez. Por desgracia, el fútbol se está convirtiendo en una disciplina muy táctica y guionizada donde los entrenadores quieren tener todo bajo control. Desde un simple saque de puerta hasta un saque de banda en tu propio campo.  

     Esa pérdida de improvisación del futbolista está provocando que el fútbol pierda esa espontaneidad y verticalidad propio de sí mismo. Tanto es así que los entrenadores están apostando por los jugadores creativos y diferenciales desde el banquillo. 

     La filosofía del santanderino es clara “Trato de que mis futbolistas se expresen a través del balón”. Da un valor relevante a la toma de decisiones de un futbolista dentro de un partido. Ahí un entrenador no puede intervenir, ahí es donde entra el criterio del futbolista para decidir qué opción es más beneficiosa para su equipo. 

     Quique Setién trata de que sus equipos conserven el balón. Sí, ese objeto esférico que todos perseguimos en la escuela. De algún modo, busca crear una zona de confort para que sus futbolistas sean creativos y construyan todo a partir de él. 

Por este motivo, Quique Setién ha relanzado o capatupultado carreras de jugadores que parecían estar en punto muerto. Aquí unos ejemplos: Tana, KP Boateng, Roque Mesa, Aissa Mandi, Marc Bartra, etc. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *