Menu

La Juventus sale vencedora del Derby d’Italia

Foto del sitio web de la Juventus

La Juventus de Turín logró 3 puntos muy valiosos en un escenario tan complicado como el Guiseppe Meazza. En un duelo de alta exigencia física y competitiva, el cuadro ‘bianconero’ volvió a salir vencedor. Victoria importante antes del parón de selecciones. Con 19 puntos, supera al Inter de Conte y lidera la tabla clasificatoria. Y se mantiene como el único equipo invicto de la Serie A 2019/20.

Maurizio Sarri volvió a apostar por ese 4-3-1-2 que tan bien le ha ido en las últimas fechas. Desde su llegada a la Juve, Sarri no ha logrado dar con la tecla e imponer un sistema fijo. Paulo Dybala fue la única novedad respecto al último XI. Dybala y Cristiano en la punta del ataque y Bernardeschi de enganche. Cuadrado repitió de lateral derecho por las bajas de Danilo y De Sciglio.

Por otra parte, D’Ambrosio y Lukaku fueron las novedades del XI de Antonio Conte. El primero fue suplente en el Camp Nou y el belga estuvo ausente por molestias musculares. En el medio, repitieron los tres magníficos -Brozovic, Barella y Sensi-.

El encuentro comenzó con un ritmo frenético gracias al ímpetu e intensidad de la Vecchia Signora. Desde el pitido inicial, presión alta de los turineses en salida del Inter. Marcaje individual a Brozovic, Barella y Sensi. El papel de Matudi y Khedira cobró más sentido aún.

En apenas 4 minutos de juego, Dybala desestabilizó la balanza con un disparo cruzado en el que Handanovic pudo hacer más. Tras el gol, los ‘neroazzurri’ no lograron imponer su juego mientras que la Juve seguía lo suyo. Cómoda y dispuesta a aumentar la diferencia en el marcador. Tanto es así, que Cristiano pudo anotar el 0 a 2 pero su disparo se estrelló en el travesaño. Llevábamos 10 minutos y se avecinaba un vendaval bianconero.

Ese disparo de Cristiano puso en aviso a los milanistas. A partir de ahí, se vio una notable mejoría del, hasta ese momento, líder del Scudetto. Tomó posesión y el control del esférico y se asentó en campo rival. En el 19′, De Ligt volvió a cometer un error de infantil y provocó la pena máxima. En vez de saltar a la disputa con la cabeza, sacó el codo. Penalti indiscutible que Lautaro no perdonó. Le está costando adaptarse al central holandés a una liga de tanta disputa física.

En la recta final del primer tiempo, se produjo la peor noticia para los intereses del conjunto neroazurro: Sensi, sustituido por lesión. Se marchó el mejor jugador del Inter en este arranque ligero. Balón que tocaba Sensi, balón que mejoraba. La brújula interista. Matías Vecino- su sustituto- dio un buen nivel y liberó, en cierto modo, a Nicoló Barella. El ex del Cagliari lo dejó todo en el campo, una vez más. Su garra es vital para Conte.

En la segunda parte, la Juventus salió a por todas y metió a los locales en su propio campo. Sin duda alguna, iban a por los tres puntos. Ese dominio bianconero no se materializó y el marcador reflejaba la igualdad máxima. Por ello, Sarri tomó una decisión valiente y metió a Higuaín y Bentancur en el terreno de juego. Dybala pasó a la mediapunta y Bentancur de interior. Clara declaración de intenciones del técnico italiano.

Sin embargo, con todo el arsenal juventino en el césped, el Inter logró imponer su fuerza en la mitad de la cancha. Vecino, Barella y Brozovic recobraron protagonismo y abastacieron a un Lukaku que decidió mal en el último tercio. La veteranía de Bonucci se impuso al belga.

En el 71, Sarri rectificó e introdujo músculo en la medular. Emre Can entraba en escena y Bentancur adelantó su posición. En 3/4, el uruguayo se movió inteligentemente, recibió un balón de Cristiano y asistió al primer toque a Higuaín que batió a Handanovic por bajo. El ‘Pipa’ aprovechó la distancia del intervalo entre carrilero y central izquierdo para anotar el definitivo, 1 a 2.

Pese a la derrota, no hay duda de que Antonio Conte le ha cambiado la cara al Inter de Milán. Con muchas horas de trabajo, ha logrado imponer su sistema y, sobre todo, que los jugadores crean en él. En el Inter, las aspiraciones pasan, en gran media, por la inspiración de dos grandes talentos: Lautaro y Sensi.

De seguir así, la Juventus tendrá un hueso duro de roer si quiere alzar su noveno Scudetto consecutivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *